Globered
Consigue tu propia página web
0 0 0

CENTRAL TACARIGUA CAÑA DE AZUCAR

Por: coromoto440 | Publicado: 29/10/2010 06:22 | | #Cont:3

CENTRAL TACARIGUA

Tierra de azúcar y parranderos El verde caña es el principal color en Central Tacarigua, un espacio para pintores y curanderas, flores, vírgenes, parrandas, duras piedras y, sobre todo, mucha azúcar.

                   

El Central Azucarero, fue fundado el 09 de noviembre de 1914, con el nombre de Sociedad Industrial Azucarera del Tacarigua", primera factoría en su género en Venezuela. En los tiempos de Juan Vicente Gómez, la totalidad de azúcar consumida en nuestro país, se elaboraba en los llamados trapiches papeloneros. A partir de la fundación de la industria azucarera por parte del benemérito Gómez, se inició la fabricación de azúcar, mediante el uso de centrífugas y equipos al vacío. El Central Tacarigua, fue la primera empresa fundada en el estado Carabobo, y su primera locomotora fue traída de Alemania. En la industria azucarera trabajaban muchas familias de las correspondientes zonas adyacentes a la compañía. Por eso cuando cerró sus puertas en el año 1996, el pueblo de Central Tacarigua quedó desamparado y sin su principal fuente de ingreso.

Desde el 1914, todos los 5 de agosto se celebraba el Día del Trabajador Azucarero, porque ese día marcaba el final de la zafra, que no era más que el corte de la caña, mientras que las familias alegres acudían temprano al Central con ollas para buscar el azúcar que les regalaban como parte de la recompensa por su trabajo. En agradecimiento por la buena cosecha, los pobladores lanzaban cohetes y hacían un festín colectivo. Era la celebración familiar de un trabajo familiar, porque en la siembra y recolección de la caña, laboraban hombres, mujeres y niños. Actualmente la compañía se llama Redazucar C.A., que fue adquirida por Régulo Valecillos, propietario de los activos, quien religiosamente ha venido cumpliendo con sus compromisos laborales con la masa ex trabajadora y obreros activos que en estos momentos presta sus servicios en la empresa.

Cuando los misioneros se establecían en un lugar, colocaban una cruz como símbolo que la fe cristiana había llegado. Esa cruz aún existe en Central Tacarigua y, fue ése el lugar donde se levantó la iglesia del pueblo en 1956. Carmen de Marteses, esposa del primer gerente del Central Azucarero, se unió a Teodora de Henríquez, Carmen de Escarrá y otras señoras del pueblo, con el proyecto de construir una iglesia para el Central Tacarigua. Con la colaboración de todos se construyó la iglesia en honor a la Virgen del Carmen, patrona del pueblo tacariguense, que tiene como guarda espaldas el busto de Simón Bolívar, porque éste es el único pueblo que tiene la Plaza Bolívar detrás de la iglesia. Desde entonces todos los 15 de julio se celebra la misa, como forma de pedirle a la Virgen, la buena cosecha de caña en el año. Hablar de Central Tacarigua, es hablar de la caña de azúcar y de las tradicionales parrandas; como la Verde Clarita, La Rival Clarita, La India Guajira y otras, que son transmitidas de padres a hijos. La primera parranda conocida en Central Tacarigua, fue la de La India Guajira, que fundó Juan García, mejor conocido como Juan "Lambiojo", que la creó en el año 1939.

Tacarigua (Carabobo)

Artículo de la Enciclopedia Libre Universal en Español.

Debe su nombre al central azucarero Tacarigua, antigua hacienda de caña de azúcar cuya dueña fue Maria Francisca Gutiérrez y Diego Francisco Gutiérrez. En 1914 el dictador Gómez se apropió de ella y después de su muerte pasó a la nación venezolana. Fue parte antiguamente de Güigüe, la economía de este municipio se basa en el cultivo de la caña de azúcar y está integrada por numerosos caseríos. Sus linderos: norte municipio los Guayos y Rafael Urdaneta -sur pueblos de Belén y guigue-este con Güigüe y oeste municipios Santa Rosa y Miguel Peña.

 

Construyeron la casa de sus sueños

El señor Nelson Méndez, construyó junto con su amada esposa Luz Alba Aldila, unas casas toditas de piedra, con piscina y taller de arte incluidas. El arquitecto de la vida y ella artista plástico, quisieron trasladar la comodidad de la ciudad a la tranquilidad y pureza del campo, en el sector 25 de Central Tacarigua. Como necesitaban dinero para terminar la casa de sus sueños, Nelson emprendió una micro empresa especializada en fabricar catalinas. En la vía hacia Noguera, que pertenece a la parroquia Tacarigua, se encuentra la Virgen del Chorrito, una muestra de verdadera fe a la Virgen de Lourdes, que apareció allí hace mucho tiempo, tanto que los pobladores no saben exactamente en qué fecha apareció esta imagen. Lo cierto es que de la montaña emana un manantial de agua cristalina, que es usada por los pobladores del lugar para sus quehaceres cotidianos. Personas de todas partes de Venezuela, acuden de forma religiosa a bañarse, o por lo menos a lavarse la cara y las manos con el agua bendita, en busca de un milagro que cure sus males, dolencias y otros síntomas.

 

LA NOCHE DE LOS 27 AÑOS

 

Con el encaramamiento de Juan Vicente Gómez al poder, en 1908, la situación se hizo menos favorable para el progreso de la masonería. Ese año regía los destinos de la Institución, como Gran Maestro, Domingo A. Coronil y, al frente del Supremo Consejo Confederado del Grado 33°, estaba Máximo Greccentino. Ambos habían colaborado con el gobierno de Ignacio Andrade y después se hicieron amigos del régimen de Cipriano Castro. Más tarde con el general Juan Vicente Gómez tampoco tuvieron problemas. El gomecismo nunca persiguió a la masonería. Prefirió ignorarla. Se sabe, sin embargo, que "El Benemérito" ordenó al Secretario de la Presidencia, Francisco González Guinán, una vigilancia disimulada del Gran Templo Masónico de Caracas, para ver si algún viejo liberal amarillo o tal vez algún cabeza caliente amigo de "El Cabito", se le ocurría conspirar.

 

Gómez, en medio de su poca o ninguna instrucción, ya que hasta el grado de "General" se lo debía a una decisión verbal de su compadre Cipriano Castro, a quien más tarde traicionó, sabía a través de sus conversaciones con Leopoldo Baptista y Francisco González Guinán, que el Libertador Bolívar, fue masón.

 

El omnipotente andino, amo de "La Mulera", dicen que sentía devoción inmensa por la figura del Libertador. Pensaba que si alguien como Simón Bolívar había pertenecido a la masonería, seguramente debía tratarse de una asociación "buena", y si era buena no podía estar contra él, el general Juan Vicente Gómez.

 

Pero, en la masonería había una situación contradictoria. Por esa tradicional disparidad de criterios, en nombre de la libertad de disentir, se producían hechos chocantes. Mientras muchos masones estaban en la clandestinidad o las cárceles por sus ideas democráticas, otros como Laureano Vallenilla Lanz y Alejandro Fernández García, que editaban el periódico "El Nuevo Diario", gozaban de los beneficios de la "guanábana" alabando al dictador.

 

Y como si fuera poco, el 21 de octubre de 1914, cuando se constituyó legalmente la "Sociedad Industrial Azucarera del Tacarigua", apareció en la escritura junto a los nombres de Juan Vicente Gómez, su hermano Juancho, sus hijos Vicente y Alí; Carlos Delfino, Antonio Pimentel, Caracciolo Parra Picón, Alberto Aranguren, Félix Galavís, Ramón H. Ramos, J. A. Martínez Méndez, Emilio Fernández, F. A. Colmenares Pacheco, Julio Hidalgo, J. Boy Anzola, el nombre de Domingo A. Coronil, como socio del dictador y sus íntimos.

 

La "Sociedad Industrial Azucarera del Tacarigua", comprendía extensas haciendas papeloneras y de aguardiente, ubicadas en fértiles tierras que pertenecieron a políticos cardos en desgracia. El libro con importantes detalles sobre el registro y funcionamiento de esa célebre Sociedad Industrial, es conservado por el ciudadano Carlos Federico Escarrá.

Domingo A. Coronil, fue Gran Maestro de la Gran Logia de Venezuela, de 1907 a 1909 y después, Soberano Comendador del Supremo Consejo Confederado del Grado 33°, entre 1913 y 1916 y más tarde, entre 1919 y 1923. Según algunos investigadores, eso explicarla el motivo por el cual Juan Vicente Gómez, además de su veneración por el Libertador Bolívar, se abstuvo de perseguir institucionalmente a la masonería.

 

Muchos de los dirigentes masones que hablan militado en las filas del liberalismo amarillo, apoyando a Guzmán Blanco, Crespo y Andrade, después decidieron colaborar con Gómez. En el libro de Luis Cordero Velásquez, "Gómez y las Fuerzas Vivas”, aparecen los nombres de prominentes figuras de la masonería entre los notables que se confundían con los chácharos de "La Sagrada", durante las terneras que se servían en honor del dictador, en Maracay y las afueras de Caracas.

 

Afortunadamente, para los antecedentes democráticos de la institución, no todos los líderes masones colaboraron con Gómez. La mayoría tomó el camino de la oposición. Por esa actitud sufrieron los rigores del destierro, del confinamiento y de las mazmorras de "La Rotunda".

 

Sin el pujante espíritu liberal que antes predominó en las Logias, la juventud pensante venezolana con deseos de superación, dejó de sentir interés por la masonería. Las captaciones eran cada vez menos frecuentes. Los pocos iniciados eran artesanos y gente sencilla sin mayor significación. Los escasos profesionales que ingresaban y subían por los peldaños directivos, estaban identificados con el gomecismo o se hacían la vista gorda ante el drama del país, para no perder determinadas canonjías.

 

Para 1928, la economía tradicional venezolana, agrícola y pastoril, se encontraba en proceso de desintegración. El monocultivo del café y cacao, estaba en franca decadencia, polarizando con otra monoproducción: el petróleo, en manos de capitales norteamericanos e ingleses, principalmente.

 

El gomecismo había doblegado a la pequeña burguesía venezolana, que deseaba un desarrollo nacional independiente. Al final se convirtió en panegirista de la dominación extranjera, beneficiándose mejor que con el café o cacao, con las propinas que les dejaba ese comportamiento.

 

El petróleo constituía ya en 1928, el renglón principal de la producción venezolana. Ese año llegó a 106 millones de barriles, de los cuales fueron exportados 100.600.000 barriles. La burguesía y la llamada clase pudiente, a las que pertenecían no pocos masones, habían hecho a un lado sus aspiraciones de tomar el poder, para participar en el carnaval de concesiones, que después eran traspasada a compañías ingleses o norteamericanas.

 

Pero no todos los masones cayeron en esas tentaciones. El Ministro de Fomento de entonces, Gumercindo Torres, iniciado en una Logia capitalina, en Memorandum dirigido en 1930 a las compañías explotadoras, condenó las exoneraciones que durante los siete años precedentes habían alcanzado la cantidad de 219 millones de bolívares, en tanto que, durante ese mismo período, el Fisco venezolano sólo había percibido 187 millones de bolívares, por concepto de ingresos de esa explotación.

 

Contra esos saqueos y abusos, muchos ciudadanos pensantes que en  1928 militaban en algunas Logias, después del marasmo de más de cinco lustros, participaron a título personal en el movimiento antigomecista que dirigieron Jóvito Villalba, Rómulo Betancourt, Joaquín Gabaldón Márquez, Pío Tamayo, Guillermo Prince Lara y Antonio Arraiz, a pesar de que al frente del Ministerio de Relaciones Interiores, estaba el masón Laureano Vallenilla Lanz.

 

En Maracaibo, otro grupo de estudiantes, entre los que estaban los masones Valmore Rodríguez e Isidro Valles, fueron a parar al Castillo de San Carlos, por la osadía de haber organizado un movimiento de protesta contra la dictadura.

 

Un análisis de los hechos que sucedieron al movimiento de abril de 1928, demuestra que al lado de los políticos democráticos que pagaron el desafío a la dictadura con La Rotunda y el destierro, estuvieron numerosos masones, que con su amor a la libertad, justicia y dignidad, que los llevó al martirologio, limpiaron el honor de la masonería, que había sido empañada por el compadrazgo y los apetitos subalternos de otros masones, encaramados en puestos importantes dentro la Orden.

 

La silente anarquía que predominaba en la masonería, por falta de una cohesión democrática, sumada a la pesada atmósfera que se respiraba en el país, sin libertades, ni derechos, debilitó progresivamente a la Institución, hasta convertirla en convidada de piedra del quehacer nacional, donde los negros nubarrones del drama, parecían tapar las esperanzas de un mañana mejor.

 

Durante el gomecismo, la masonería vegetó como institución, sin aportar ideas, ni preparar a los dirigentes que necesitaba el país para después de la larga noche de la dictadura. Las tenidas de las Logias se concretaban a repasos litúrgicos inoperantes, donde lo único que mantenía vivo el espíritu masónico, era el impulso de la fraternidad, como la fuerza que junta a las ovejas en el rebaño, cuando amenaza la presencia de un depredador.

 

Refería el médico Jacobo Bendahán Chocrón, dos veces Gran Maestro de la Gran Logia de la República de Venezuela, primero entre 1925 y 1927 y después, entre 1930 y 1931, que una vez el temido general Juan Vicente Gómez, lo mandó llamar a su despacho en Maracay.

 

Cuando después de una larga antesala lo hicieron pasar a la oficina del déspota, Jacobo Bendahán temblaba pensando en La Rotunda y otras cosas. Pero el diálogo aunque corto fue amistoso:

 

-Así que usted es el jefe de la masonería?,- le preguntó Gómez.

-Si, soy el Gran Maestro de la Gran Logia de la República de Venezuela, mi General.

-y qué hacen ustedes en la masonería, -volvió a preguntarle mientras le clavaba la mirada en los ojos.

-Nos reunimos pacíficamente para conversar sobre la importancia de las virtudes y la moral. También inculcamos el amor al trabajo, el respeto a la Patria y la práctica de las buenas costumbres.

-Ajá, eso sí me gusta. Mientras prediquen el amor al trabajo, el respeto a la Patria y la práctica de las buenas costumbres, nunca serán molestados.

-Y es verdad que el Libertador Bolívar fue masón?

-Si excelencia, el Libertador Bolívar fue miembro de la masonería.

-Ajá, muy bien, eso ya me lo habían dicho.

 

En efecto, Juan Vicente Gomez, no se metió con la masonería, ni ella con él. Los espías del dictador y algunos masones que estaban en altos puestos o eran sus socios en prósperos negocios, le informaban constantemente sobre las actividades de la Confederación Masónica, donde las reuniones eran inocuas, sin peligro alguno para la estabilidad del régimen imperante.

 

La masonería venezolana subsistió los 27 años del gomecismo sin sustos, ni dolores de cabeza. Fue una convivencia pacifica que permitió funcionar a las Logias, pero perdió el prestigio y poder que obtuvo con Páez, Guzmán Blanco, Crespo y Andrade. Esa declinación se dejó sentir en los decenios siguientes.

 

 

 

                           

 

LAGO DE LOS TACARIGUAS (LAGO DE VALENCIA),

 

Lago de los Tacariguas (Lago de Valencia), como se le ha llamado en honor a los indios que habitaban la región, es el reservorio de agua dulce más importante de la región central de Venezuela es el único en el país que no tiene salida al mar. Según los registros históricos, su descubridor fue Don Juan de Villegas, el 24 de Diciembre de 1547, ocupa 374 kilómetros cuadrados de la superficie carabobeña y a sus aguas, con un máximo de cuarenta metros de profundidad en las cercanías de la Isla del Burro, llegan las aguas de 17 ríos, entre ellos el Caño Central (río Cabriales), Los Guayos, Aragua, Turmero, Güigue, Maracay, Limón, Tocorón, Ereigüe y el Güey, permitiendo su existencia, aun cuando han disminuido considerablemente estos caudales.

 

Muchos de estos ríos recogen las aguas contaminadas de origen doméstico, agrícola e industrial, la mayoría de las cuales son descargadas al lago sin ningún tratamiento convirtiéndose en la causa fundamental de la contaminación del Lago de Valencia.

 

A pesar del deterioro de sus aguas, el Lago de Valencia posee una gran variedad de fauna que, aunada a zonas de alto valor escénico, brinda amplias posibilidades de recreación para la población. Algunas regiones desde donde se puede apreciar el lago y sus recursos son la redoma del Indio en Maracay, la Abadía de San José en Güigüe, el Cerro El Carmen y el Parque Recreacional Enrique Tejera en San Joaquín.

 

Etnográfica.

En la cuenca del lago se establecieron diversos pueblos aborígenes: tacarigua, araguas, meregotos, ajaguas, y mucarias, quienes hablaban un idioma emparentado con el de los indios caracas. Todas estas etnias, con la llegada de los blancos y africanos, durante la colonia, contribuyeron con su sangre y carácter a la formación del carabobeño actual, además de dejar huella de su existencia a través de nombre de lugares, animales y árboles autóctonos.

 

Reservorio Arqueológico.

El Lago Los Tacarigua muestra una riqueza arqueológica sorprendente, en la isla de Tacarigua o del Burro, se han encontrado restos de vasijas cerámicas, rocas con grabados y las figuras antropomorfas conocidas como Venus de Tacarigua, emblemáticas del pasado prehispánico venezolano.

 

Paisaje.

Las vistas del Lago son hermosas desde donde se les miren; abarca este paisaje a los estados Aragua y Carabobo a cuyas orillas en algunos pasajes discurre la carretera, desde donde se puede apreciar la hermosura del cuerpo lacustrino.

 

 

 

 

El Lago De Valencia Una Maravilla Natural De Venezuela

 

 

 

El Lago De Valencia Una Maravilla Natural De Venezuela

 

De: Juan Luis 24 Octubre 2008.

 

Venezuela es un país cuyos atractivos naturales son muy importantes, debido a su gran belleza. Uno de los principales lagos que se encuentran en Venezuela es el Lago de Valencia o también llamado Lago de Tacarigua. Tras el Lago Maracaibo, el de Valencia es el más importante con respecto a los lagos de agua dulce de todo país. Es una zona muy hermosa de Venezuela que destacar por su naturaleza y bellos paisajes.

 

El Lago de Valencia tiene una extensión total de 344 kilómetros cuadrados. Alrededor de este lugar se encuentran ciudades como Mariara, Valencia, Maracay también se encuentra San Joaquín.La historia de este lago es realmente atractiva ya que antiguamente era el lugar donde se encontraban antiguas tribus de Venezuela.

 

Por desgracia, en la actualidad este lago se encuentra en unas condiciones de contaminación bastante alarmante, aunque eso es algo de lo que se está encargando el gobierno para que este lago y toda la naturaleza de los alrededores se mantenga en buen estado. Además, otro problema añadido es que cuando llueve, parte de las aguas de este lago van a parar a las poblaciones cercanas y ciertamente se producen muchas inundaciones que arrasan con las casas de sus habitantes.

 

VENUS DE TACARIGUA
 
 

                                     

Representación de algunos pueblos indígenas venezolanos de la Diosa Madre y la fertilidad.

Esta es una figura Precolombina Venezolana, oriunda del Lago de Valencia, y la cual representa la fuerza el empuje, la magia y la fecundidad de la mujer Latinoamericana, sus ojos semejando bulbas la convierten en una figura mágica y erótica diosa de la fecundidad femenina.

 

Por: Sonia M. Martin

 

Pocas figurillas precolombinas son tan encantadoras como la Venus de Tacarigua. Encontrada en los alrededores del Lago de Valencia en Venezuela, llama la atención por sus fuertes y decididas proporciones invocadoras de la sexualidad y la fertilidad. Esta hermosa pieza de cerámica es digna de estudio para comprender mejor a los primitivos pobladores de la región.

 

Es evidente su relación con la sexualidad por el trabajo del artista quien enfatiza caderas y sexo. Su relación con la fertilidad es más sutil y misteriosa, pero igualmente fascinante. En Venezuela --como en casi todas las civilizaciones del mundo-- el sapo y la rana conllevan un simbolismo de fertilidad. La Venus expresa esta idea a través de la máscara que sostiene frente a su cara con unas manos que parecen una mezcla entre humanas y aquellas de un batracio. Pero lo más evidente son los ojos, que saltan a la vista ante la observación más superficial. Estos ojos --que en arqueología se denominan "ojos de grano de café" (aunque el café fue traído desde los países árabes a través de los Conquistadores) -- son en realidad la característica más típica de estos animalitos.

 

Pero ¿por qué hacer esta rara combinación de elementos? En su mayor parte, la actividad artística en los pueblos primitivos se dedica a la elaboración de objetos ceremoniales, idolillos y oferentes que son utilizados en los rituales mágicos. En este contexto, las figurillas y oferentes adquieren contenidos simbólicos y son realizadas con una intención específica. Así, por ejemplo, la representación y posterior invocación de ciertos animales, como las ranas, anticipan y aseguran los fenómenos que representan. El animal representado tiene la función de "doble" con el hecho que simboliza. Por otra parte, el esquema de pensamiento indígena explica los acontecimientos relativos al ciclo vital del hombre (embarazo, nacimiento, pubertad, matrimonio, enfermedad, muerte) de modo  espontáneo, sin intelectualismo ni abstracciones. A diferencia del pensamiento racional --que busca una explicación causal de los hechos obedeciendo a ciertas leyes científicas--, el pensamiento mítico utiliza símbolos, más que conceptos, como fórmulas de interpretación del mundo. Este simbolismo se recoge bajo la forma del Mito, que constituye el relato de lo acontecido en los tiempos más remotos. Viene a conformar la pauta de la historia humana. Es un mensaje sagrado, revelado por los dioses, y significa la realidad por excelencia. De esta forma, los objetos de cerámica elaborados por estos hombres y mujeres tratan de imprimir una energía y fuerzas sobrenaturales, mágicas.

 

Venezuela tiene una fuerte tradición oral que explica muchos de estos fenómenos a través de sus mitos, que han sido recogidos en libros como "Mito de los Indios Yabarana" de J. Wilbert, "El sapo, ¿Divinidad o engendro del diablo?" de Haydee Solano, y "Tauron Panton. Leyenda de los Indios Pemones" de C. Armellada. En ellos se cuentan diversas leyendas en las que sapos y ranas llenan el espacio mitológico y explican la creación del mundo con creatividad y candidez.

 

Dice Arturo Uslar Pietri --pensador y escritor venezolano-- de estas cerámicas cuando fueron expuestas a través de una exposición de fotografías en Caracas: "Lo más de estos objetos del indio, (...) tenían además de los usos utilitarios evidentes (...) o representaciones de la divinidad, todo un lenguaje simbólico incorporado en sus formas y en sus adornos, que permitía vislumbrar los valores espirituales y las creencias de aquellos primeros pobladores del territorio que ha llegado a ser el nuestro." Y añade que [esta exhibición] "es la revelación del refinamiento artístico de aquellos seres a quienes, con grave deformación de la perspectiva histórica, seguimos llamando primitivos o salvajes".

 

Estamos en total acuerdo con este gran pensador, quien observó a esta Venus con detenimiento y pudo ver más allá de su belleza: su encanto sin límites de tiempo o fronteras.

 

 

 

 

LA VERDE CLARITA

 "La Verde Clarita" es una institución cultural que tiene como propósito fundamental mantener lo tradicional, lo autóctono, garantizando la proyección y continuidad de la parranda central.

"La Verde Clarita" fue fundada en 1941. El día de la reunión, que fue el 13 del mes de diciembre de 1941, la mayoría de los presentes cantaban en la parranda "LA LIBERAL", pero resolvieron cambiarle el nombre. Allí fue cuando el Sr. Manuel Maduro hoy día fallecido dijo: "Como Clarita es el azúcar y la caña es verde y el azúcar sale de la caña, vamos a ponerle Verde Clarita", ese nombre le gusto a todos pero le faltaba algo como complemento y el Sr. Moisés Linares agrego el artículo "La" desde ese momento se llama "LA VERDE CLARITA".

Desarrollar actividades para la creación de la escuela del parrandero, con la finalidad de buscar la participación de niños y padres para que aprendan a querer y respetar la parranda como expresión cultural; mantener la tradición de la parranda central a través de recursos audiovisuales y eventos que la proyecten regional y nacionalmente; promover talleres de difusión que permitan dar a conocer y comprender a la población cada uno de los elementos que conforman la parranda tradicional; organizar talleres para los miembros de la parranda que permitan mejorar su calidad de vida y a la vez facilite realizar un trabajo cónsono con la realidad actual, son distintos objetivos que "La Verde Clarita" se ha planteado para cumplir con su propósito.

 

                       

 

 

 

 

 

FESTIVIDADES

·         Fiestas de la Virgen del Carmen: 16 de julio

·         Los carnavales   

·         Procesiones, Semana santa

·         Misas de aguinaldo en diciembre

·         Fiestas de san Juan bautista: 24 de junio

 

 

 

Manifestaciones Folclóricas y Fiestas Tradicionales: El estado cuenta con una serie

de manifestaciones autóctonas y populares entre las que se pueden mencionar: Velorio a los Santos, Aparecidos y Velorio de Cruz de Mayo.

Parrandas; Género musical nacido en Carabobo,  destacándose Central Tacarigua, Guácara, Yagua Valencia y los valles altos por su diferentes forma de interpretarlo; Fiesta de San Juan, se realiza en el mes de junio.

 

 

 

 

 

Sectores del central tacarigua

Sector

direccion

Parroquia Tacarigua

Central Tacarigua

Norte vía Valencia-Central Tacarigua, Sur, Este y Oeste terreno o edificación privada.

Boquerón

Sur del Central Tacarigua vía la encantada.

Las Filas

En la misma vía a Los Naranjos, vía a Noguera y Boquerón.

La Alianza

Vía Central Tacarigua-Güigüe c/c vía Boquerón

Noguera

Norte vía a Boquerón misma vía La Fila-Los Naranjos c/c vía Guarame.

El 25

Entre el Cumbito y las Minas carretera vía Manuare a 8 Kms de Noguera, margen izquierdo 4 Kms.

Verdún (l)

 

Comentarios
_argenis_
_argenis_
las mejores parrandas son del central tacarigua
deyna440
deyna440
que bueno pagina para recordar la historia de este lindo sector de carlos arvelo vivo aqui donde a pesar de la violencia de hoy en dia aca se respira paz y armonia
dorli
dorli
si q bonito es saber la historia de el lugar en el q crecimos . yo no cambio mi pueblo
luisana salazar
luisana salazar
si tienen razon, es muy bello. pero si no la cuidamos la bellesa de este hermoso lugar, mucho antes de lo que pensamos solo sera un recuerdo, asi que los invito a cuidar este lindo sector....
Comenta